…y ahora cada vez que llueve pienso que un día
vos y yo
desatamos una tormenta hermosa ♥

…y ahora cada vez que llueve pienso que un día

vos y yo

desatamos una tormenta hermosa 



viejas figuritas

Una taza de café a través de un vidrio,
un perro acurrucado en la vereda,
un beso en cámara lenta,
un nene que salta un charco,
y casi como una contradicción, un viejito sentado al sol.

Bolsas que vuelan, 
hojas que caen,
gatos en los techos marcan sus huellas en las tejas.
El té se enfría sobre un mantel a cuadros blancos y rojos,

dejo mi libro y leo objetos,
aquellos que captan mi atención, aquellos que la transforman.

Palomas posadas en cables de alta tensión, 
edificios grises que crecen cortando los colores del cielo,
una caja llena de discos en la feria del domingo,
un copo de azucar rosa una tarde de invierno,

dejo mi libro y leo personas, 
cómo se mueven, cómo vienen y van, de acá para allá y para allí también,
caminan, charlan, se ríen, esperan,
¿qué esperan?
se abrazan, se enojan, se sientan, comen
y yo las miro desde lejos…

dejo mi libro y leo la vida,
aquellas imágenes diarias que colecciono como figuritas y ahora transformo en sustantivos,

dejo mi libro y lleno el aire de palabras, 
las comparto, las soplo, las borro y las vuelvo a garabatear,
de a ratos escribo, me escribo, le escribo
a quién quiera leerme.-



Todavía era otoño. Esa mañana decidí esperarte en una librería. Junto a mi hábito de abrir un libro cualquiera en una página al azar me encontré con esto:
"Perdí varias cosas en Buenos Aires. Por el apuro o la mala suerte, nadie sabe adónde fueron a parar. Salí con un poco de ropa y un puñado de papeles. No me quejo. Con tantas personas perdidas, llorar por las cosas sería como faltarle el respeto al dolor.Vida gitana. Las cosas me acompañan y se van. Las tengo de noche, y las pierdo de día. No estoy preso de las cosas; ellas no deciden nada. Cuando me separé de Graciela, deje la casa de Montevideo intacta. Allí quedaron los caracoles cubanos y las espadas chinas, los tapices de Guatemala, los discos y los libros y todo lo demás. Llevarme algo hubiera sido una estafa. Todo eso era de ella, tiempo compartido, tiempo que agradezco: me lancé al camino, hacia lo sabido, limpio y sin carga. La memoria guardará lo que valga la pena. La memoria sabe de mí más que yo; y ella no pierde lo que merece ser salvado. Fiebre de mis adentros: las ciudades y la gente, desprendidos de la memoria, navegan hacia mi: tierra donde nací, hijos que hice, hombres y mujeres que me aumentaron el alma.”
Eduardo Galeano - Días y Noches de Amor y de Guerra

Todavía era otoño. Esa mañana decidí esperarte en una librería. Junto a mi hábito de abrir un libro cualquiera en una página al azar me encontré con esto:

"Perdí varias cosas en Buenos Aires. Por el apuro o la mala suerte, nadie sabe adónde fueron a parar. Salí con un poco de ropa y un puñado de papeles.
No me quejo. Con tantas personas perdidas, llorar por las cosas sería como faltarle el respeto al dolor.
Vida gitana. Las cosas me acompañan y se van. Las tengo de noche, y las pierdo de día. No estoy preso de las cosas; ellas no deciden nada.
Cuando me separé de Graciela, deje la casa de Montevideo intacta. Allí quedaron los caracoles cubanos y las espadas chinas, los tapices de Guatemala, los discos y los libros y todo lo demás. Llevarme algo hubiera sido una estafa. Todo eso era de ella, tiempo compartido, tiempo que agradezco: me lancé al camino, hacia lo sabido, limpio y sin carga.
La memoria guardará lo que valga la pena. La memoria sabe de mí más que yo; y ella no pierde lo que merece ser salvado.
Fiebre de mis adentros: las ciudades y la gente, desprendidos de la memoria, navegan hacia mi: tierra donde nací, hijos que hice, hombres y mujeres que me aumentaron el alma.”

Eduardo Galeano - Días y Noches de Amor y de Guerra



"¡Eh - gritó Will - la gente corre como si ya hubiera llegado la tormenta!" 
"¡Llegó - gritó Jim - la tormenta somos nosotros” - 
Ray Bradbury

"¡Eh - gritó Will - la gente corre como si ya hubiera llegado la tormenta!"

"¡Llegó - gritó Jim - la tormenta somos nosotros -

Ray Bradbury



las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma ‏‏♥

las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma ‏‏♥



♥



una casa en el alma

Ayer a la tarde me quedé dormida

y soñé un sueño de esos

que se tocan, se huelen y se saborean

como un extraño y exquisito fragmento de realidad


el sueño se trepó a mi espalda y me abrazó,

lo llevé conmigo el resto de la tarde

hasta que se acostó a dormir nuevamente

 

en él

paseaba por la callecita de piedras que bordea el mar

y me detenía a mirar un grupo de músicos callejeros

que me regalaban algo en secreto,

 

uno de ellos, el mayor, con una barba tan larga como blanca y enredada de magia

me entregaba con sus dos manos cerradas

algo lleno de vida

eran un montón de colores y destellos en forma de nubecitas

que bailaban y se mezclaban cada vez que abría mis manos para espiarlos

 

el hombre me decía:

toma, esto para vos,

vos supiste verlo

supiste vernos

sabés ver…

 

Y apretando mis manos me decía:

no lo pierdas y no te pierdas

nunca…

 

quién sabe si ese hombre barbudo será real

si estará tocando la guitarra en algún rincón del mundo

o porqué lo habré dibujado en mis sueños,

pero esta historia

me dejó un sabor particular, relajante

 

un día quise mirar más allá,

y hoy siento que puedo hacer mucho más,

 

me acuesto en la arena a mirar el cielo

y pienso que podría jugar a la rayuela

por ese caminito blanco que dejan los aviones al pasar

y que puedo bailar, aunque no haya música

la vida siempre está sonando,

 

hoy estoy lejos

de mi ciudad

de mi familia

del recorrido habitual en colectivo

 

pero fabriqué una casa en mi alma

y de a poco la voy decorando,

y aunque a veces me sienta extraña, extranjera, ex

llevo en mi mano una nube de colores que bailan y se mezclan,

y estoy lejos de todo

pero cerca de mí misma

y puedo andar por el mundo

con una casa en mi alma

que siempre va a tener tendida una cama

para que te quedes a dormir.-




Algo que me gusta hacer es entrar en una librería, abrir un libro en cualquier página, leer un párrafo al azar y guardarlo en el recuerdo, llevarlo conmigo para siempre.-

"…Eso busco, una evidencia mental que yo pueda sentir. La evidencia física, las pruebas que tienes que buscar fuera no me interesan. Quiero algo que se pueda llevar en la mente, y tocar, y oler y sentir. Para creer en algo tienes que llevarlo contigo. Y la Tierra y los hombres no te caben en los bolsillos del traje. Yo quisiera hacer eso, llevarme todas las cosas conmigo. Así podría creer que existen. Qué pesado y qué difícil tener que salir en busca de algo, algo terriblemente físico, para poder probar su existencia. Odio los objetos físicos, los dejas atrás y ya no puedes creer en ellos."

(Ray Bradbury)



Paris es, sobre todo, mágica.
En cada esquina y en cada taza de café se esconde una historia de amor,
de un amor tan intenso como el reflejo de la ciudad en el río que la atraviesa
que es, en realidad, el reflejo de miles de almas danzando sobre el agua
brillando y vibrando infinitas
en una noche eterna.-

Paris es, sobre todo, mágica.

En cada esquina y en cada taza de café se esconde una historia de amor,

de un amor tan intenso como el reflejo de la ciudad en el río que la atraviesa

que es, en realidad, el reflejo de miles de almas danzando sobre el agua

brillando y vibrando infinitas

en una noche eterna.-



mudate a la vida que querés.-

mudate a la vida que querés.-



me pasé días y horas viendo el mar.-

me pasé días y horas viendo el mar.-



desayuno :)

desayuno :)



"Uno vuelve siempre a los viejos sitios en que amó la vida, y entonces comprende cómo están de ausentes las cosas queridas. Por eso muchacho, no partas ahora soñando el regreso, que el amor es simple y a las cosas simples las devora el tiempo".-
Julio Cortázar

"Uno vuelve siempre a los viejos sitios en que amó la vida, y entonces comprende cómo están de ausentes las cosas queridas. Por eso muchacho, no partas ahora soñando el regreso, que el amor es simple y a las cosas simples las devora el tiempo".-

Julio Cortázar





Allí y para siempre aprendimos que ciertos fuegos no se encienden frotando dos palitos.-